Hiponatremia y deportes de resistencia

¿Qué es ?

La hiponatremia (EAH) es un problema médico que se define como la baja concentración de sodio (sal) en la sangre durante y hasta 24 horas después del ejercicio. El diagnóstico correcto sólo se puede realizar con un test de sangre, pero normalmente el antecedente de una ingesta muy abundante de líquido y la sintomatología clínica pueden orientar hacia el correcto diagnóstico.

Falsas creencias

Es importante saber que la baja concentración de sodio (sal) en la sangre no es fruto de la depleción de sal a través de la sudoración, y por lo tanto la ingesta de suplementos de sal (sodio) no sirven para prevenir o tratar la EAH.

Mecanismo de producción

El mecanismo es complejo, pero principalmente se produce por la sobrehidratación que se da con la ingesta inadecuadamente elevada de líquidos hipotónicos (agua y bebidas deportivas), que excede las pérdidas de fluidos (sudoración y otras pérdidas insensibles), resultando en una hiponatremia dilucional (dilución de la sal corporal). Otro mecanismo implicado es la secreción inadecuada de la hormona antidiurética (arginina vasopresina), que conlleva la retención de agua en el organismo, lo que contribuye a empeorar la dilución de la sal corporal.

Factores de riesgo

Todo el mundo puede verse afectado, tan sólo hay que exceder la ingesta de líquidos por encima de las pérdidas , resultando un balance hídrico positivo. Entre los factores de riesgo asociados se incluye: una duración del ejercicio por encima de las cuatro horas, un entrenamiento inadecuado, inexperiencia en larga distancia, ritmo de carrera lento, índice de masa corporal bajo o elevado, fácil acceso de líquidos durante la carrera.

Síntomas

Los síntomas iniciales son inespecíficos e incluyen náuseas, vómitos, mareo, fatiga, sensación de hinchazón y ganancia de peso, edemas, cefalea y oliguria. Con la progresión del cuadro clínico aparece una alteración del estado mental con confusión, agitación, alucinaciones, convulsiones, coma y hasta muerte. El aumento de peso, o edema, en combinación con el exceso de ingesta de líquidos, son indicios que nos pueden orientar hacia este problema. Un ejenmplo que delata tal estado son los anillos o pulseras que aprieten y no se puedan sacar.

Clasificación de hiponatremia según la concentración de Na+

  • 1) leve: 130-134 mmol/l
  • 2) moderada: 125-129 mmol/l
  • 3) severa: <125 mmol/l.

Clasificación de la hiponatremia según el tiempo de evolución

  • 1) hiponatremia aguda: tiempo de evolución documentado <48 h
  • 2) hiponatremia crónica: tiempo de evolución documentado ≥48 h y todos los demás casos de hiponatremia con tiempo de evolución no documentado, si los datos clínicos y la anamnesis no indican hiponatremia aguda.

¿Cómo puedo prevenir la EAH?

Existe suficiente evidencia científica de que beber según la sed (ad libitum) es adecuado para mantener una apropiada hidratación, incluso durante el ejercicio prolongado en condiciones climatológicas calurosas.

Beber es un mecanismo de la evolución que mantiene el nivel de sal corporal, al igual que el volumen circulante y protege de una deshidratación significante. ¡Solo necesitas escuchar tu cuerpo para saber cuándo y cuánto tienes que beber! Así evitaras deshidratación y sobrehidratación.

El papel de la bebidas deportivas

Las bebidas deportivas son hipotónicas con respecto al plasma, es decir, tienen un contenido de sal inferior al plasma, incluso cuando se llaman isotónicas. Es por eso que beberlas en exceso no previene la aparición de EAH.

El papel de los suplementos de sodio (sal)

El consumo de suplementos de sodio no es necesario normalmente durante el ejercicio prolongado, incluso en ambientes calurosos, si la dieta es adecuada. El consumo de sodio adicional no previene la EAH si se produce sobrehidratación de manera simultánea. Es más, puede aumentar el riesgo de desarrollar una EAH, ya que estimula la sed, que a su vez aumenta la ingesta de líquido. No obstante, la reposición de las pérdidas de sal de forma cuidadosa y lenta durante el ejercicio, ya sea en forma de bebidas deportivas o suplementos, es razonable.

Niveles bajos de sodio no producen calambres musculares.

Los estudios científicos más recientes sugieren que los calambres musculares durante el ejercicio prolongado no están asociados a alteraciones o pérdidas electrolíticas plasmáticas ni a la deshidratación. Por el contrario, parecen ser el resultado de cambios neurológicos a nivel espinal por su estimulación alterada o fatiga. Actualmente, la recomendación es que para evitar calambres musculares, se debe entrenar de forma adecuada y competir conforme a la capacidad individual. Si se producen calambres musculares, realiza estiramientos, una breve pausa y disminuye la intensidad del ejercicio; te ayudará a controlar la sintomatología.

El rol de los inflamatorios no esteroideos (AINES)

El uso de analgesia, en especial los AINES (ibuprofeno, diclofenaco, etc) pueden constituir un factor de riesgo para el desarrollo de EAH y se deberían evitar. También pueden causar problemas renales y gastrointestinales.

Peso corporal

La pérdida de peso es normal durante el ejercicio prolongado, debido a la oxidación de la energía. Por ejemplo, en una carrera de 161 kilómetros, se produce una pérdida de masa corporal de alrededor del 2% sin detrimento del rendimiento. ¡No te preocupes si pierdes un poco de peso! Sin embargo, la ganancia de peso es un síntoma de retención de líquidos, con lo que deberías reducir la ingesta de estos para evitar desarrollar una EAH.

La orina en la evaluación del estado de hidratación

La producción de orina se reduce y se concentra (color amarillo) durante el ejercicio prolongado. Por eso, una diuresis elevada o una orina de color muy clara, son signos de sobrehidratación. No obstante, puede ser difícil evaluar la frecuencia y el color de la orina por otros motivos. De nuevo, el mejor consejo es beber según la sed.

 

Consideraciones a tener en cuenta

La ingesta elevada de líquidos ha representado una reiterada recomendación por parte de la industria de bebidas deportivas y continúa habiendo una amplia
desinformación en internet y otros medios en referencia a la adecuada estrategia de hidratación. Por eso, es esencial que corredores, entrenadores y profesionales de la salud conozcan las estrategias de hidratación adecuadas y ayuden a promocionarlas.

 

Referencias

  • Seal, A. D., Anastasiou, C. A., Skenderi, K. P., Echegaray, M., Yiannakouris, N., Tsekouras, Y. E., … Kavouras, S. A. (2019). Incidence of Hyponatremia During a Continuous 246-km Ultramarathon Running Race. Frontiers in Nutrition, 6.
  • Almond CS, Shin AY, Fortescue EB, Mannix RC, Wypij D, Binstadt BA, et al. Hyponatremia among runners in the Boston Marathon. N Engl J Med. (2005)
  • Zingg MA, Knechtle B, Rüst CA, Rosemann T, Lepers R. Analysis of participation and performance in athletes by age group in ultramarathons of more than 200 km in length. Int J Gen Med. (2013)
  • Chlíbková D, Knechtle B, Rosemann T, Žákovská A, Tomášková I. The prevalence of exercise-associated hyponatremia in 24-hour ultra-mountain bikers, 24-hour ultra-runners and multi-stage ultramountain bikers in the Czech Republic. J Int Soc Sports Nutr. (2014)