Muchas personas  y en particular deportistas, sufren dolor y problemas físicos de la propia práctica deportiva, pero muy pocos son conscientes de que a menudo estos problemas vienen de trigger points (puntos gatillo).
Entender qué son, sus síntomas y cómo tratarlos, pueden mejorar el dolor, el bienestar general y el rendimiento deportivo.

¿Qué son?


 
Los puntos gatillo son focos hiperirritables dentro de una banda tensa, que puede sentirse en forma de nódulos.
Esa banda tensa es más conocida popularmente como contractura muscular.
Cuando tocamos la banda suele ser molesto, pero el dolor se hace más intenso al palpar el punto gatillo.
Éstos pueden aparecer en todos los musculos del cuerpo, y pueden existir multiples al mismo tiempo.

A menudo, ambas partes del cuerpo están afectadas de la misma forma, mantiendo el musculo tenso y  restringiendo el rango de movilidad.
El dolor puede también irradiar a otra zona del cuerpo, es lo que se llama dolor reflejo (referred pain).

El dolor reflejo, hace que encontrar y tratar el punto gatillo sea difícil.
Afortunadamente, éste sigue patrones que ya han sido documentados, existiendo «mapas corporales», donde se encuentran ubicados para un tratamiento eficaz.

Síntomas.


Los puntos gatillo provocan, además de dolor intenso:

  • Contracturas.
  • Rigidez.
  • Debilidad del múscular.
  • Fatiga muscular.
  • Desequilibrios.
  • Mareos.
  • Vértigos.
  • Dolores crónicos de cabeza.

Entre otros.

Tratamiento.

Los puntos gatillo no se aliviaran si no se tratan de forma adecuada.
Actualmente, existen diferentes técnicas que podemos clasificar en métodos conservadores o invasivos.
Dentro de los métodos conservadores encontramos:

  1. Compresión
  2. Estiramientos
  3. Masajes
  4. Contracciones musculares
  5. Rollers
  6. Pelotas de liberación miofascial.


Dentro de los invasivos, encontramos la punción seca.

Tratamiento desde la Ciencia del Deporte.

Actualmente es popular el uso de pelotas miofasciales para el tratamiento de puntos gatillo dentro de las planificaciones deportivas.
Pero habitualmente no se sabe ciertamente como integrarlo dentro de los entrenamientos.
A modo de ejemplo, vamos a suponer que tenemos un punto gatillo en el trapecio inferior.

Para poder tratarlo con la pelota de goma, nos apoyaremos en la pared sobre ella y la moveremos despacio, de un lado a otro, haciendo presión en profundidad sobre el punto gatillo.
La duración puede ser entre 10 a 12 movimientos de 5 a 10 veces al dia.
Durante este masaje profundo se «exprime» el punto gatillo.
Eso provoca que la sangre y el líquido linfático se muevan y se deshagan de los productos de deshecho acumulados por las fibras contraídas.
Cada vez que se presiona el punto gatillo y se libera, sangre fresca llega aportando oxigeno y nutrientes, y por lo tanto ayudando a recuperar su estado normal.

¿Cuanto tardaré en recuperarme con esta técnica?

Un músculo puede tardar varias semanas en volver a su estado normal y liberar por completo el punto gatillo.
Pero se pueden obtener resultados en días, si se realiza de manera constante reduciendo el dolor y mejorando la movilidad.
————————————–
Espero que haya sido de utilidad.
Hasta la próxima.

COMPARTE

Si te parece interesante, compártelo

0 comentarios

Únete

A La

Ciencia

Si quieres estar al tanto de novedades sobre entrenamiento en carreras por montaña, ciclismo, MTB, triathlón, nutrición, podcast, artículos y más, este es tu sitio.

error: Content is protected !!
Tu carrito